Thomas Brodie-Sangster: de niño en Love Actually a manager de los Sex Pistols

Photo credit: CHARLIE GRAY

La vida de Thomas Brodie-Sangster (Londres, 1990) siempre ha estado envuelta en un tímido rock and roll. Atesora aventuras como para escribir algunos libros. En lo laboral: con 13 años comenzó a rodar su primera película para la BBC; le siguió un filme de culto de todas las navidades, Love Actually; hizo de Hitler en Adolf Hitler: The Rise of Evil; fue la voz de Ferb en Phineas y Ferb; encarnó a Jojen Reed en Juego de tronos, a Newt en la saga Maze Runner y, de lo último, al jugador de ajedrez Benny Watts en la serie de Netflix Gambito de Dama, que le llevó hasta los Emmy.

Pero Brodie-Sangster no es solo su espectacular carrera desde niño, ni el hecho de que sea hijo de actores o primo de Hugh Grant, ni que haya creado su propia productora (Brodie Films) para captar nuevos talentos británicos. Brodie-Sangster ha venido a esta vida para pisar el acelerador mientras suenan los Sex Pistols en su coche de carreras.

Photo credit: CHARLIE GRAY

Photo credit: CHARLIE GRAY

¡Una serie sobre los Sex Pistols!
[Risas] ¡Sí! Mi agencia me consiguió una audición. Me preparé viendo algunos vídeos de Malcolm McLaren y no pude creer lo que estaba viendo, era algo muy loco a la vez que fantástico. Ahí me di cuenta de que había potencial para pasarlo bien interpretándole, así que me puse rápidamente a trabajar en ello y el día de la audición les gustó. Después Danny [Boyle] y yo hablamos un poco sobre el proyecto y eso fue todo, la verdad.

¿Cómo fue para ti el contar esta historia?
Tuvimos un equipo fantástico de investigadores que nos proporcionaron un montón de links, artículos, vídeos y contenido para estudiar, así que tuve a mi alcance muchas de sus frases divertidas y rasgos de su carácter, los cuales intenté adaptar a mí para que el personaje resultara lo más natural y real posible.

En la serie, de la que solo he podido ver dos episodios, pareces muy cómodo actuando, en la manera en la que te mueves y hablas.
Fue muy importante su carácter físico y su voz, que es bastante única. Tuve dos preparadores, uno físico y otro vocal, para crear este personaje. Fue muy divertido.

Como dijo el director, esta serie se basa en “el momento en que la sociedad y la cultura británicas cambian para siempre, cuando la cultura urbana explota”. ¿Cómo ves esa cultura ahora, la de los jóvenes de hoy…?
Para mí la cultura está en un estado de cambio y de desarrollo siempre. Creo que es importante no estancarse e intentar aprender de la historia para mejorar siempre. Pienso que el trabajo de los jóvenes de ahora es realmente ese: mirar a la historia, porque lo bueno ya ha sido aprendido. Pero también creo que toda generación pasa por una especie de trauma, supongo.

Ya llevamos unos cuantos…
Sí que los llevamos, sí [risas].

Photo credit: CHARLIE GRAY

Photo credit: CHARLIE GRAY

¿Recuerdas cuál fue el momento exacto en el que decidiste que querías ser actor?
Cuando vi a mi madre y a mi padre haciendo una especie de lectura dramática amateur de Edgar Allan Poe por uno de sus aniversarios. Estuvieron leyendo varias obras diferentes, pero recuerdo especialmente cuando mi padre recitó The Tell-Tale Heart (El corazón delator). Ese fue el momento en el que decidí convertirme en actor, cuando vi a mi padre interpretar a un personaje tan retorcido y bizarro, ver cómo el público reaccionaba al ser transportados a otro mundo… Fue mágico.

Llevas trabajando en la industria desde los 13 años. ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor desde entonces?
Lo mejor es que he tenido suerte de seguir trabajando, y es algo que no pueden decir muchos actores. Sí, creo que el hecho de que sigo haciendo lo que amo y de que se me puedan presentar oportunidades como esta serie es lo que más me gusta. Ir y venir interpretando a personajes, trabajar con gente increíble, sentirme inspirado por los creadores con los que trabajo. Y, lo malo… [suspira] ¡No lo sé! Supongo que estar expuesto a una industria tan grande con mucho dinero detrás… Hay una parte de cinismo. Es decir, yo como actor no me tengo que involucrar en esos negocios, pero cuando eres niño solo te lo quieres pasar bien, adaptarte y si las cosas salen mal, aprender de ellas.

Entonces, el balance es positivo.
Sí, sí, mucho. Lo es.

Y si tuvieras que interpretar a una persona real, ¿a quién sería?
Me gustaría interpretar a un piloto de carreras. Siempre me ha llamado mucho la atención la mentalidad y la obsesión que tienes que desarrollar, cuando su trabajo realmente es ‘repetición, repetición, repetición’ hasta llegar a ser el más rápido. Pero también te enfrentas a algo muy peligroso, por lo que tienes que llegar a una especie de estado de meditación. Me encantan las carreras, siempre he sido muy fan.

Photo credit: CHARLIE GRAY

Photo credit: CHARLIE GRAY

¿Sigues la Fórmula 1?
Sí, me gusta mucho.

¿Quién es tu piloto favorito?
Empecé a seguir la Fórmula 1 en 2008 cuando Lewis Hamilton ganó su primer campeonato, y desde entonces…

¿Y qué hay de Fernando Alonso?
Antes de Lewis y su año en McLaren, Fernando Alonso era el mejor, claro, fue intocable. Me gusta la competición en sí, más que nada. También pienso que Carlos Sainz es un fantástico corredor.

Ya sabemos que disfrutas, pero, ¿qué es lo que te inspira?
Lo que más obtengo como ‘inspiración’ en sí es… la gente normal. Claro que disfruto viendo películas fantásticas, pero mi inspiración viene del día a día, de observar a personas, a gente enla calle, preguntarme cuáles son sus historias. Todo el mundo tiene una historia diferente cada día. Mi trabajo es quedarme con eso y más tarde llevarlo a la pantalla.

Photo credit: CHARLIE GRAY

Photo credit: CHARLIE GRAY

¿Cómo es Thomas cuando no trabaja?
Creo que llevo un estilo de vida muy simple, sinceramente. No voy a discotecas ni nada de eso. Me gustan los pubs, claro, pero prefiero salir de día. Me gusta ir al campo, visitar exposiciones, galerías, museos… Me encanta conducir, coches y motos. Me gusta tocar música [toca el bajo], me gusta cocinar. Todo muy básico.

¿Aprendiste a tocar la batería para tu papel en Love Actually?
Sí, bueno, mi padre es batería así que él me enseñó. Y después en Nowhere Boy tuve que tocar la guitarra con la mano izquierda, a la manera de Paul McCartney en los Beatles. Pero tuve que aprender con la mano izquierda, lo cual es algo molesto.

De dónde viene esa facilidad para tocar instrumentos?
De mi familia, mi padre toca el piano, la guitarra, la batería… Fue batería de una banda cuando era más joven. Y después yo estuve en otra banda con mi madre, mi hermana canta… Pero sí, ahora toco solo.

Photo credit: Esquire

Photo credit: Esquire

¿Qué tipo de música interpretas?
Pues no te voy a mentir, he vuelto a los Beatles, estoy en una ‘fase Beatles’ total. Es algo complicado, porque obviamente son conocidos por ser la mejor banda del mundo, así que todo el mundo se sabe sus canciones y hay que tener en cuenta que serás juzgado por ello. Pero realmente estoy concentrado en su primera época, en los Beatles del principio.

No puedo terminar esta entrevista sin preguntarte cómo es tu estilo.
Me gusta el estilo clásico. Soy bastante delgado y alto, así que creo que el estilo que mejor me sienta es el conocido como old fashioned, el look gentleman, diría yo.

We want to say thanks to the writer of this write-up for this incredible material

Thomas Brodie-Sangster: de niño en Love Actually a manager de los Sex Pistols

Fuzzy Skunk